La Otra
suena en La Villa Olímpica

Calle Toledo, 6. Getafe


Nos acercamos a la céntrica calle Toledo de Getafe, entre zapatillas de deporte y sudaderas hablamos con Emilio.

Al contrario de la tendencia actual en la que se cierra cada día más comercios y es imposible expandirse a otros barrios y localidades, Emilio comenzó con su pequeña tienda en Móstoles hace 34 años y, posteriormente, abrieron dos más en Getafe y Fuenlabrada.

De corazón y alma de deportista, Emilio, en los años 80, vio la oportunidad de empezar su negocio vinculado a lo que más disfrutaba. A ello se sumaba el amor por el deporte que los jóvenes de la época comenzaban poner de moda. Y así fue como nació: Deportes la Villa Olímpica.

Si algo nos sorprendió fue aprender sobre el riesgo que sufre este sector hoy en día, algo que jamás hubiésemos podido saber sin ponernos detrás del mostrador. Vimos como un negocio que gracias a la moda deportiva había conseguido expandirse, en la actualidad, el mismo motivo supone una gran problemática. Emilio nos cuenta lo difícil que es comprar un stock a un año vista puesto que, cuando lo pones en venta dicha marca o prenda de ropa probablemente ya no sea tendencia. Y, por tanto, te ves en la obligación de hacer descuentos y ofertas para conseguir venderlo, aunque sin obtener demasiado beneficio.

Sin embargo, estas pequeñas tiendas de barrio recogen entre sus paredes recuerdos de todas las modas habidas y por haber desde los años 80 y 90, que todas tenemos en mente. Además, de la ilusión de estrenar deportivas nuevas o comprarte esa sudadera que medio instituto llevaba, pero que querías a toda costa.

Emilio habla de sus empleados con mucho cariño, entre ellos encontramos familiares y otras personas que, aunque no sean de la familia defienden el negocio como si fuese el suyo propio.

En Ultramarino Sonoro hemos sentido mucha nostalgia en la Villa Olímpica, porque todas guardábamos algún recuerdo en la tienda de deportes de nuestro barrio. Ojalá, gente como Emilio siga apostando por mantener su tienda y entre chándals y deportivas continúe repartiendo un poco de humanidad y amabilidad con cada venta.