Mundo Chillón
suena en Peluquería Estilo 54

Calle Garcilaso, 54. Getafe


Un local vacío, unas ganas por comenzar su propia andadura, muchos años en el sector y potencial para desarrollarse como ella desea. Así se nos presenta Mari. Acaba de abrir su propia peluquería: Estilo 54.

Este nuevo comercio se sitúa en el barrio de la Alhóndiga, dónde sus vecinos sienten con orgullo su pertenencia y con mucho mimo cuida sus comercios, su gente y sus calles. Mari nos cuenta que, cansada de trabajar en otras peluquerías, quería comenzar una nueva etapa tras su reciente maternidad, por lo que se lanzó a probar suerte y, echándole muchas horas y esfuerzo montó su peluquería.

Hace a penas unos meses que abrió sus puertas, y nos cuenta que poco a poco va dándole forma a lo que ella desea. Y es que, está cansada de peluquerías convencionales, ella apuesta por un concepto diferente donde todo el mundo tenga cabida y no se primen las líneas de estereotipos convencionales. Con esta premisa, apuesta por llenar de arte la peluquería con cuadros de acuarela, pero no son cuadros cualesquiera, son cuadros que representan de una forma minuciosa los diferentes tipos de belleza que encontramos en nuestros barrios. Así es como un cuadro de una anciana cubana preside la peluquería.

Mari tiene en mente combinar su peluquería con exposiciones o con elementos que la diferencian de la estética tradicional de cualquier establecimiento de este tipo. Nos dice que para ella la belleza radica en la diversidad de todas las personas, y por ello, un lugar dónde se aboga por el bienestar físico y la subida de autoestima, debe intentar representar a toda esta diversidad y no seguir un modelo único de belleza.

Pero no solamente nos encontramos este concepto en Estilo 54, también se apuesta por la innovación en el sector. Mari sigue en continua formación para actualizarse y evitar el estancamiento en su profesión. Como cada comercio que nos cuenta su historia, no sin esfuerzo. Desde Ultramarino Sonoro queríamos apoyar también a estas personas que, de forma nueva y reciente, deciden ser valientes y abrir su propio local en el barrio. Por ello, Estilo 54 nos sorprendió desde el minuto uno por su cercanía y su nueva visión de cómo debería ser una peluquería de un barrio tradicional a la par que intercultural. Dónde las personas son el motor de sus calles.