Rufus T. Firefly
suena en Arte Muñoz

Calle Felipe Estevez, 26. Getafe


Su amor desde la niñez por el arte y la pintura llevó a Guillermo Muñoz Romero y a su hermano Laureano, allá por el año 1979, a formar el negocio familiar Arte Muñoz. Un comercio dedicado a la enmarcación, pintura de retratos y bellas artes. En la calle en la que se encuentra situado el local (Calle Felipe Estévez, en Getafe) antes pasaban muchos coches, pero con el tiempo se hizo peatonal. Sin embargo, la preciosa fachada de dos escaparates sigue en pie desde sus inicios.

A lo largo de los años, los dueños nunca han dejado de darle importancia al trabajo artesano y minucioso, cuidando cada detalle y resaltando el trato cercano con el cliente. En los inicios trabajaban mano a mano con los materiales, enmarcando con clavos y martillos, pero con el tiempo se pasó a trabajar con maquinaria de aire comprimido, que es un proceso más rápido y preciso. Por otro lado, también se vieron instados a adaptar sus productos y servicios a la demanda y necesidades. Al principio había muchísima demanda en bellas artes o maquetas de aviones, barcos y coches teledirigidos, pero con la entrada en los años 90, se especializaron en la enmarcación de corte complicada como grandes puzzles, punto de cruz, banderas gigantes o camisetas. Del mismo modo, también comenzó a subir la oferta en cuanto a maderas y enmarcación, con nuevos materiales y más calidad.

Fue en el año 2013 cuando el hijo de Guillermo, Raúl Muñoz, entró a formar parte del negocio familiar para llegar a liderarlo tiempo después con la jubilación de los fundadores. Según Raúl, desde muy niño se familiarizó con la profesión de la familia, ayudando a su padre en diferentes tareas dentro del taller. Así como también nos destaca que hay una serie de clientes fieles que los han acompañado con el paso de los 50 años, que prefieren el contacto directo y cercano que derivan de los pequeños comercios.

En palabras del propio Raúl “el comercio es la riqueza de un pueblo, es una arteria económica. Si no hay tiendas de barrio que funcionen, al final, la vida de un municipio se resquebraja. Por eso, el siguiente paso, tiene que ser el aprovechar las nuevas tecnologías y herramientas que están aconteciendo.”